Angau Noticias

Jueves
19 de Octubre
Tamaño Texto
  • Aumentar fuente
  • Tamaño original
  • Reducir fuente
porn, porno
Inicio >> Varieté >> El pirata valiente triunfando en los mare del mundo. Por Chuñi Benite

El pirata valiente triunfando en los mare del mundo. Por Chuñi Benite

E-mail Imprimir PDF
Share

El pirata, che. Ay va otra ves, de nuebo a la carga, como un toro medio ciego que con el lomo partido sige embistiendo.

Es fásil descubrirle en el bailongo. El jobato intenta pareser meno jobato, pero le sale a media. El Koleston mitá ayuda y mitá caga, porque ese pelo rojo iso desapareser las cana pero no le jode a nadie. La camisa "moderna" era moderna veinte año satrá. El vaquero, sí, es de la onda de hoy. "Un chupín", le dijo el tipo de la ropería, y él pensó que iba a meter las gamba adentro de un estofado de surubí. Laputaqueterremilparió, chupín, só más incómodo que mirar “Avatar” sentado en una bisi de carrera.

El piratongo se la está morfando a la cumpliañera, que juntó a la parentela y a su samigo en el boliche. Ella está resién separada y tiene -por las pata- veinte año menos que él. La mina no le presenta. La samiga se dan encuenta pero se asen las boluda. El pirata tiene dinidá, hací que le importa un pingo estar medio escondido en un rincón, chupando solo y con cara de "yo no soy el nuebo macho de la loba, sino que vine nomá".

Hubo un tiempo en que al pirata no le escondían. La pinturri que cargaba se conbertía en ocjeto de ostentasión de sus mina, que le mostraban con orgullo, que se morían por contar que nada meno que él la sestaba mandioquiando. El pirata era otro: conocía todo los código de moda, el cabello lusía con sólo labarle y en el fulbo, cuando picaba, llegaba a toda las pelota.

Pero él no piensa en eso. Ante sí, pero ya no, porque aprendió que la nostalgia dentra a tu casa con cara de buena pero te termina cagando la vida.
Entonse él mira palante, y que San Puta se lo llebe.

La noche sige caminando. Ajuera llueben sorete de punta. Adentro la gente yastá medio empedo, medio felis, medio olbidada. En los rincone, como siempre, se apilan los triste que miran la alegría de lo sotro como si juera un bicho dorado mobiéndose adentro de una pecera gigante y ajena.

El pirata no reconosido chupa angaú que con estilo. Los resto de su esplendor y su sabiduría de tantos mare navegado le pulieron la intuisión y le adactaron los método. Ante lo sullo era irrumpir, deslumbrar, pasar la puerta y que las mina se ablen al oído. Haora la cosa pasa por otro lado. Como él mismo dise a vese: “Haora se labura más finito”. Entonse él dentra sin que nadie le mire, él pasa invisible para todo, y despué se sienta para empesar, paciente, el trabajito de pareser un jobato interesante. Sabe que no puede desperdisiar nada. Sirbe la manera de agarrar el vaso, sirbe la manera de abrir la boca para tomar el trago, sirbe la forma de recostarse en la silla, el modo de mober sutilmente la cabesa al ritmo de la música de mierda que se baila últimamente.

A vese esa estrategia de predador del desierto sirbe, y a vese no se casa ni una langosta en una noche entera. El pirata ebalúa. Y si siente que la cosa no vandar, se caga en todo, y se sambulle en la pista. Eso ase haora. ¿Se abrá calentado por el ninguneo de su mina?¿Le joderá que no le blanquee? Difísil. El pirata ya maneja práticamente todo. Su respiración, su semocione. Asta el ritmo cardíaco se puede manejar con la mente, leyó varias vese. Y él aprendió a ser una espesie de maestro hindú capas de consegir que no se le altere ni una milésima su preción arterial mientra una mina le rebota en una barra o una parada de coletibo.

El pirata se puso a bailar, y el pasito también le denunsia lo saño. De eso sí que el pirata no se da encuenta. Él cree que le está saliendo espetacular, mientra en las mesa alguno le señalan discretamente y se riyen, porque él se muebe como si las pierna, los braso y la cadera se le hubieran vuelto de madera aglomerada, tubieran vida propia y estubieran peleado entre sí. Como si cada parte estubiera pegada a un cuerpo distinto.

Se sacude el pirata, con esa música que andá saé de quién puta es, esa música que suena como si las piesa de un tren calleran de a una sobre un abismo repleto de llaves y botella.

Vaquero de mierda, asta las bola ase doler. Pero la camisa, faaaa, la camisa sí que salba, con sus flore grande, bien moderrrrna. Lástima que la dieta feros de sei día, que empesó ni bien ella le abisó que le iba a inbitar a la joda, no le permitió aplastar más la pansa. Aunque no se nota tanto, piensa. Pero despué en el espejo del baño, se da encuenta de que sí, se nota. Y encima el Koleston –descubre tarde- no le tapó las cana de arriba de la oreja derecha.

¿Camisa prendida asta el botón de arriba o desprendida asta el acdomen? Ante era la segunda ocsión, de cabesa, porque era el primero en darse en cuenta que a las mina se le torsían lo sojo hacia ay, muerta de gana por lamberle la piel y los pelito rubio. Haora no. Le cagan los vello blanco del pecho. "Pelotudo, le tendría que aver kolestoneado todo mal ay también", se dise. Pero ya es tarde, hací que sale del ñoba y vuelbe al rin. Algo siempre se liga, para qué cajeta amargarse.

La loba haora sí se arrima y baila con él, onda amigo nomá. La samiga della, venenosa, se miran, se sonriyen, se pasan cargada al oído.

Despué la estrella de la fiesta le suelta, y él, como un astronauta al que se le corta la mangera que le une a la nave espacial, vuelve en cámara lenta al cosmo oscuro de la clandestinidá. Pero eso también aprendió. Ay que aserse el boludo, salir despasio, “como en una transisión”, ecplicó alguna ves a sus compinche de la barra. Y de a poco se va asia las periferia del mundo, bailando solo, asta que siente que lo peor ya pasó y le encara a la tetona que viene junando desde los primero trago, aprobechando que el pelotudo del marido se jue quien sabe por qué.

La tetona se nota que está baquetiada pero qué boquita que tiene. Y qué pantorilla. Sí, pantorilla, porque el pirata un día entendió que ay una suerte de canje de la piedad. Si él le valora la pantorrilla en ves de prestarle atensión a los rollo bajo el vestido violeta elastisado, quisásmente ella rescate de él no las cana de la oreja, sino el antebraso todabía juerte y lo sojo claro, sin el arruguerío que le rodean.

La cosa se va terminando. Su loba le come la boca medio discretamente atrás de una colucna, pa que no se vea tanto. Más propina que beso, piensa él, pero también aprendió a entender esas cosa, si total todo suma y la vida son cuatro día. No ay que pensar tanto. Es otra lecsión de la vida: no pensar tanto, no mirar tanto paratrá, no tener a mano las fotos vieja, no esperar mucho las llamada de lo sijo.

La cosa, siempre, es segir. Segir sin aflojar. Total quedó con su mina en clabarle a la salida, en el telo de siempre, y desde antealler viene tomando vitamina y comiendo nuese. Total pior hubiera sido quedarce en el departamentito, chupando entre los cuadrito de la familia que ya no es. Total es mejor vivir sumando noche que restando día. Total tiene enrolladito en uno de los bolsillo del chupín de porquería el número de célu de la tetona.

Total, quisásmente sus viejos truco (la peinada de langa con la mano cada cinco minuto, la sonrisa gardeliana siempre asia el costado donde todabía tiene todo los diente, el perfume de 1.500 mango tarjetiado agónicamente, el master autodidático en dedo y lengua, las frase con cita de libro que en la puta vida leyó) sirban indefinidamente, incluso cuando llegue esa mina de negro que disen que no sespera a todo al final de esta fiesta.

Quisásmente sirban, en ese minuto fatal, pa lebantarle, amurarle en algún baldío, desirle cinco de las frase ésa y consegir unos día más por estos lado. Algunos nomá, tampoco tanto.

 

.

 

Comentarios   

 
0 #5 Oscar 10-07-2017 10:35
Y qué se le va a hacer Chuni, el tiempo nos va quitando de a poco todo lo que nos fue dado, no solo a los que son (o se consideran) piratas je!
Me gusta pensar lo que dijo Horacio Guarany sobre el día que se iría de este mundo: "El día que me vaya, le voy a devolver a Dios este cuerpo bien cogido".

A: ¡Iiiiibbbbbbbuu uuuuuuuuuuuuuur rrrrr!
Citar
 
 
+1 #4 Gaby 16-06-2017 08:29
Yo estuve en esa pista!! Impresionante Chuñi tu manera de narrar!!
Citar
 
 
+1 #3 Beatriz Bisignano 16-06-2017 01:35
Un genio..¡¡¡ m llevó d la risa al llanto unas cuatro veces.¡¡¡ Dios lo bendiga ¡¡¡ siga escribiendo , y.. guena bida..¡¡¡
Citar
 
 
+2 #2 Marcela 12-06-2017 20:45
Qué descripción vívida de la soledad y el desamor. Excelso!
Citar
 
 
+6 #1 Penny 11-06-2017 13:21
Qué manera tan sutil de ser perverso.. Casi sentí el beso de lo patético: el paso del tiempo, el desamor y la soledad. Grandioso Maestro!!
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Zona Lectores

Perspectivas

El niño estaba tendido de espaldas en el patio de su casa, revolviendo una brizna de pasto entre los dientes, con las manos detrás de la cabeza y los...

module by Inspiration

Angaú fuera de joda

El Chaco verdadero

La desocupación real o abierta, que incluye la encubierta que está formada por los inactivos (desalentados), supera los dos dígitos en Chaco. Estimamos...

module by Inspiration